Envíos gratuitos en pedidos península superiores a 65€

OSCARS 2019

Posted: Feb 25 2019

Hace tan solo unas horas, tenía lugar uno de los encuentros artísticos más famosos históricamente, donde el cine pero también la moda se encuentran para hacer magia, la gala de los Oscars.
Celebrada por primera vez en 1929, llega 91 años después hasta nuestros días manteniendo la esencia de la academia de cine hollywoodiense llena de momentos entre celebridades y artistas para dejar en la memoria del público. En 1954, fue la aclamada Audrey Hepburn quien dejó su marca personal (insuperable hasta hoy) por su Oscar a la mejor actriz en “Vacaciones En Roma”, posteriormente fue Greta Garbo en 1954 cuando ganaba un premio Oscar Honorifico por sus inolvidables interpretaciones.
El mundo de la alfombra roja no olvida a iconos como ellas, tanto es así, que ayer varias divas del cine actuales les rindieron su propio homenaje reviviéndolas y trayéndolas al presente de algún modo. Fue el caso de Lady gaga y Lucy Boynton. La primera, protagonizó uno de los momentazos de la noche junto a Bradley Cooper cuando cantaron Shallow, ganadora  del Oscar a Mejor Canción en la película que ambos protagonizan “A Star is Born”, y no lo hizo de  cualquier manera, sino que lucía el mismísimo collar que llevó Audrey en Desayuno con Diamantes, el famoso Tiffany Diamond, uno de los más grandes del mundo con un peso de 128 quilates.

 Del mismo modo, el look elegido por Lady Gaga rememoraba al clásico estilo hollywoodiense en su época dorada, unos guantes largos (como los que caracterizaban a Greta Garbo) y un vestido negro largo de palabra de honor (semejando al conocidísimo de Audrey Hepburn) de Alexandre McQueen. Así, cantaba al mundo entero que además de ser una gran cantante llegaba al cine para quedarse.
Lucy Boynton, actriz en “Bohemian Rapsody” y  novia de Ramy Maleck ganador del Oscar a Mejor Actor en este misma, se inspiró en uno de los grandes iconos de la historia no de cine, sino de belleza y moda (y es que al fin y al cabo van de la mano), Grace Kelly. La actriz, hizo una vez más gala de su famoso corte de pelo, que junto con el maquillaje obra de Jo Baker y su vestido púrpura que firma Rodarte, nos hizo ver  a una moderna y renovada Grace Kelly en 2019.
Sin embargo no son los únicos looks que han triunfado este año, los Oscar siempre han sido el espacio perfecto no solo para hacer eco del arte cinematográfico, sino  también para lucir las tendencias de la temporada y hacer reivindicaciones sociales.
Rachel Weisz por ejemplo, mezcló uno de tejidos de moda con uno de los colores más cañeros dando lugar a un cropped top de vinilo rojo que combinaba con un vestido largo de mismo color de la colección primavera-verano para 2019 de Givenchy, dando lugar a uno de los estilismos más originales de la ceremonia.
Jennifer Lopez por su parte nunca defrauda, y en esta ocasión brillo (literalmente) más que nadie eligiendo un vestido entubado de cuello alto firmado por Tom Ford recubierto de pedrería y cristales que semejaban a un mosaico o quien sabe a alguna estatuilla…como siempre, rompedora.
 
 
Así mismo, la gala estuvo impregnada de color rosa, Julia Roberts, Hellen Mirren, Kacey Musgraves, Sarah Paulson, Gemma Chan, Kiki layne, Meagan Good, Fraces McDormand…todas ellas escogieron un look en el que el rosa y también los patrones pomposos llenos de tul, plumeti, y gasa fueron los protagonistas, haciendo oda de nuevo a una de las tendencias de esta ya cercana primavera-verano y al tan necesario movimiento feminista que grita GIRL POWER! La última además, se atrevió a lucir su vestido rosa de Valentino con unas Birkenstock amarillas (colaboración triple entre Valentino, Pierpaolo Piccioli y ella misma) modelo que según ella la ha acompañado durante toda su vida.
La 91º gala de los Oscars ha sido una de las más especiales, carecía de presentador  y además el cine de producción española estuvo más presente que nunca, así aprovechamos para destacar uno de los looks masculinos que más nos han gustado, el de Javier Bardem, quien salió al escenario para dar el Oscar a “Roma” (de Alfonso Cuarón) a la mejor película de habla no inglesa luciendo un traje protagonizado por una americana con detalles en terciopelo que nos ha encantado.
 
Sin embargo no es el único hombre que ha dado de qué hablar, Billy Porter (actor de “Pose”) al igual que Bardem escogió el terciopelo pero de una manera mucho menos canónica pues combinó una chaqueta  de esmoquin negra con un vestido negro largo con acabado voluminoso. ¿La intención? Ni más ni menos que representar y aclamar a la libertad (de cualquier tipo) así que desde el Mekkdes Team: ¡Bravo Billy!

More Posts

Comments

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing

SEARCH THIS STORE