Envíos gratuitos en pedidos península superiores a 65€

HISTORIA DE MODA: Las Hombreras

Posted: Mar 30 2020

Estamos seguras de que ya conocéis una de las tendencias triunfadoras de las últimas temporadas: los llamados Puffy Shoulders, las mangas abullonadas y las hombreras. En definitiva, todo aquel elemento que colocado sobre nuestros hombros, consigue "elevarlos".
Los hemos visto en chaquetas de estilo oversized, chaquetas militares, vestidos, blusas y camisetas. Y no os vamos a mentir: ¡Nos encantan!
Sólo hay que echarle un vistazo a alguna de nuestras colecciones para saber que nuestra diseñadora es fan de esta corriente y se puede ver el guiño en bastantes prendas. 
Entre todas ellas, hay una en concreto que es tendencia absoluta esta temporada: las camisetas con hombreras. Las redes sociales se hacen eco de esta tendencia que crece día a día y que es, sin duda, el "Must" de esta primavera. Modelos, influencers, actrices,... ya tienen sus looks con camiseta de hombreras en su muro. 
Los colores crudo y negro son los que vemos habitualmente. Pero nosotros, como siempre, decidimos apostar por dar un paso más y no quedarnos en la tendencia. Así que nuestra apuesta fue aplicar la idea de las hombreras a camisetas que llevan pliegues laterales, un bordado con el rayo que nos caracteriza en el cuello y decidimos producirlas también en otros colores: verde militar, azul cielo, amarillo y color arena.
Apostamos a que no somos las únicas que tenemos el recuerdo de rebuscar entre la ropa de nuestras madres, abuelas…y encontrar prendas con hombreras que después hicimos nuestras, e incluso de ver un par de trozos de relleno cubiertos de tela sueltos por el cajón…y es que esta tendencia ¡tiene mucha historia!
En los años 30, su máxima exponente fue la diseñadora Elsa Schiaparelli conocida también por otras tendencias de carácter rompedor ( “Jumpsuits”, cremalleras y colores llamativos). Un año después, pudimos ver a Joan Crawford en la película “Letty Lynton” vestida con hombreras. La imagen de mujer recatada y delicada comenzaba a quedarse atrás.
Ya con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en los años 40, las mujeres comenzaban a militarizar sus prendas influenciadas por el estilo masculino y con ansias de luchar. Los trajes, las chaquetas cortas anchas y las hombreras se utilizaron con el objeto de conseguir un efecto más ancho de la espalda de la mujer y una imagen de fuerza.
Los diseñadores Thierry Mugler y Claude Montana hicieron en las espaldas de sus maniquís casi un triángulo perfecto que hoy nos recuerda a la imponente forma de los troncos de los jugadores de rugby (efecto que simulan estas camisetas también). Las actrices de Hollywood de la época, entre ellas Joan Crawford y Ann Blyth usaron estas prendas voluminosas para destacar y  sentirse empoderadas. 
Durante las siguientes décadas, las cinturas de avispa y el estilo más fino eclipsaron este tipo de prendas más rebeldes.
Sin embargo, su época dorada (o más bien su comienzo; ya que a día de hoy siguen estando en auge) fue más tarde: en los años 80. Las mujeres comenzaban a hacerse oír más fuerte que nunca, comenzaban a crecer en el mercado laboral  y a proyectar autoridad, poder y fuerza. Junto con otras (el estilo grunge, las lentejuelas, el neón…) es la tendencia que se conoció como “power dressing” y de la que diseñador@s, actrices y celebrities se hacían eco.
Uno de los ejemplos más conocidos fue el de Melanie Griffith, vestida en la película “Working Girl” dando esa imagen de mujer empoderada y como bien dice el título, trabajadora.
Otros iconos de esos años fueron: la primera ministra Margaret Tatcher (para proyectarse en la sociedad como una mujer dura, pues fue la primera mujer en ocupar su cargo), Oprah, Michael Jackson, la vestimenta diseñada por Nolan Miller para la serie de TV “Dinastía” etc.
Fue una época que estuvo también cargada de movimientos sociales, la cultura de los yuppies, el ajetreo ejecutivo de Wall Street…todo ello impulsaba al “power dressing”.
Durante los años siguientes y hasta el día de hoy, esta tendencia se reinventa e introduce constantemente en pasarelas en mayor o menor medida. Marc Jacobs, Givenchy, Gucci, Balenciaga,… son algunas de las grandes firmas que recurren a esta tendencia en sus propuestas. 
En muchas colecciones podemos encontrarnos con chaquetas de estilo oversized, trajes estructurados, vestidos con volumen etc.
Famoso es el traje que Lady Gaga se puso en 2018 con el que afirmó que “quería recuperar el poder”, o la famosa chaqueta de Balmain corta con hombreras altas diseñada por Christophe Decarnin que coronó a la firma como la responsable de la consolidación de este tipo de prenda.
Sin duda, somos de las que pensamos que los 80 y los 90 han dejado un legado que nunca morirá en el mundo de la moda. Estas camisetas son el ejemplo más claro. Además de combinar con prácticamente todo, ya que la base principal es una camiseta básica con la que todas nos sentimos cómodas, el fitting oversized y la anchura en los hombros crean la impresión de una cintura más fina.
Hacen que el clásico look de “camiseta básica y  pantalón denim” tenga rollazo. Pero además, tanto las puedes combinar con un vaquero, con un pantalón de vestir, con bermudas, falda…
¡¡Nos declaramos fans absolutas de las camisetas con hombreras!! ¿Y tú?
En este collage, podemos ver cómo lucen nuestras camisetas: Patricia Ferreira, nuestra diseñadora; Álex Rivière, Influencer y Cristina Cerqueiras, blogger.

 

More Posts

SEARCH THIS STORE